Entró la pelota y explotó el centro

Locales 10 de diciembre de 2022 Por Redacción web
En una extraordinaria celebración colectiva, miles de personas se dieron cita en boulevard Santa Fe y Sargento Cabral. Grandes y chicos coparon las calles de la ciudad, superando ampliamente en número a los festejos anteriores.
PAGINA 6 FOTO 1

Grandes y chicos abrazados, a los saltos en pleno centro rafaelino. Rollos de papel higiénico volando por el aire, espuma disparada desde varios lados, banderas chicas, medianas y enormes flameando sobre el boulevard Santa Fe. ¡Así se vivió el triunfo argentino!

Apenas segundos después de que la última pelota entrara en el arco holandés, empezó un alocado movimiento de personas yendo hacia el clásico punto de encuentro para los festejos. Frente al edificio del Jockey Club, la multitud fue haciéndose cada vez más grande. Los agentes de tránsito ya habían colocado vallas para cortar la avenida a la altura de la Jefatura policial y desviaban el incesante y ruidoso tránsito por calle Tucumán. 
No era para menos. La Selección le acababa de ganar por penales a un clásico rival, con el que siempre enfrenta partidos muy peleados. Además, esta vez fue con el condimento de haber estado arriba en el marcador la totalidad del partido, a excepción del último minuto, cuando los europeos lograron empatar.

Durante el tiempo suplementario los nervios y la tensión se podían sentir en el aire. No circulaba nadie por las calles, excepto por alguna ambulancia haciendo sonar su sirena. Imposible no pensar en algún incidente cardíaco al verla pasar.

La posterior tanda de penales profundizó ese durísimo momento, pero de un momento para otro se desató la alegría y Rafaela explotó envuelta en ruido de bocinas, gritos de desahogo, cantos y aplausos.

Ya en pleno festejo por las calles, muchos lucían la camiseta celeste y blanca, y otros estaban envueltos en banderas. Desde bebés de pocos meses en brazos de sus madres, hasta ancianos observando todo sentados en los flamantes canteros del centro.

La euforia era total y algunos incluso tenían aún lágrimas en sus ojos, como reacción normal de haber aflojado tanta tensión acumulada. Ese fue el caso de Josefina quien dijo: "Me siento muy tonta, pero te juro que no puedo parar de llorar. ¡No hacía falta sufrir así! Pero estoy feliz, valió la pena hacerle el aguante todo el partido a la Selección".

Una curiosidad también fue que varios chicos, de entre 5 y 8 años, llevaban puestas camisetas de arquero con el apellido "Martínez" estampado atrás, en alusión al guardameta argentino que se lució deteniendo dos penales ayer. Al consultarle a alguno de los padres por esa elección, uno de ellos aclaró: "Me la pidió él, que es un fanático del Dibu. Es tan así que ya me dijo que quiere ser arquero cuando sea más grande".

Aunque cada uno vivió el partido a su manera, casi todos los presentes hacían algún comentario sobre lo sufrido que fue el encuentro. Algunos confiesan que por momentos se vieron afuera del campeonato, pero otros aseguraron que nunca perdieron la fe en el equipo. Ese fue el caso de Norberto que, mientras hacía flamear una gran bandera argentina, comentó: "Siempre tuve fe, el empate me dio un poco de tristeza, pero siempre creí en el equipo. Ahora con Croacia va a ser un partido duro. Le jugaron muy bien a Brasil y además tienen un arquero que lo veo muy sólido. Creo que sería un error subestimarlos, porque están haciendo un gran Mundial y hay que estar preparados para eso".

Habiendo ya clasificado a la semifinal, después de los festejos habrá que empezar a pensar en el encuentro con Croacia, que hoy sorpresivamente eliminó a Brasil. 

A medida que se acercan los partidos finales, los festejos se hacen cada vez más grandes en todo el país. Rafaela por supuesto que no es la excepción y suma toda la pasión de su gente, que ya ha demostrado de sobra que sabe cómo hacerle honor a una victoria tan merecida como la de ayer.

Te puede interesar