CNN Radio Rafaela

San Martín: ¿Un prócer de segunda?

Ideas / Opinión 17/08/2022 Redacción web Redacción web
17agoSM

Por Martín Lehmann. Parece que alguien se estuviera ensañando con nuestro padre de la Patria. No solo la inflación se encargó de eliminar el billete de cinco pesos con su cara, sino que además el feriado en conmemoración de su fallecimiento se convirtió en una fecha comodín trasladable.

Sé que lo siguiente puede sonar bastante impopular (y tal vez levanto la perdiz), pero hoy 17 de agosto me puse a pensar en que hemos creado feriados de primera y de segunda categoría. La Ley Nacional 27399 “Ley de establecimiento de feriados y fines de semana largos” divide los feriados en inamovibles y trasladables. En su artículo 1° detalla cuáles se pueden mover y cuáles no. Uno podría preguntarse por ejemplo por qué el feriado de Manuel Belgrano es inamovible y el de José de San Martín trasladable. Ya con eso tendríamos bastante para debatir, pero la pregunta que no nos estamos haciendo es ¿está bien trasladar un feriado? O si queremos ir un poco más allá… ¿para qué se crearon los feriados?

Se supone que si una fecha tiene motivo suficiente para ser resaltada en el calendario oficial, es porque está cargada de un significado especial y el hecho de no trabajar favorecería que pudiéramos asistir a un acto o al menos tomarnos un momento para reflexionar de qué se trata el día en cuestión. Por ejemplo, hoy recordamos a Don José de San Martín y su inconmensurable aporte a nuestra libertad. Hemos decidido hacerlo a través de la fecha de su fallecimiento, un 17 de agosto. No murió el 15, ni el 16, ni tampoco el 18 de agosto.

Los defensores de la mencionada Ley indican que mover feriados para crear fines de semana largos favorece al sector del turismo. No dudo que se favorezca, pero está claro que lo que se logra es banalizar la fecha. O digámoslo más claro: “manosear” la fecha, vaciándola de contenido.

Para que el lector no se quede con la sensación de que esto es una queja suelta en el aire sin propuestas, dejo acá una alternativa interesante que el Gobierno podría evaluar para implementar:

Artículo 1°.- Dejemos los feriados en la fecha que caen, respetemos la memoria, honremos las fechas y la Patria (¡Y si cae lunes o viernes mejor!)

Artículo 2°.- Invéntese el “Día Osvaldo”, tal cual lo propusiera la empresa cervecera Quilmes en su publicidad del año 2004 con el siguiente video:

Lo más visto