CNN Radio Rafaela

Un canto al amor, Regina y Marcelo

Opinión 11/10/2023 Lisandro Mársico
o_1696991724

La política y el arte se entrecruzaron cuando Regina Isabel Luisa Pacini y Marcelo Torcuato de Alvear, se constituyeron en los protagonistas de un amor que no supo de límites espaciales, temporales, ni laborales; él la siguió por los teatros más importantes del mundo, enamorado perdidamente; ella dejó su brillante carrera por el hombre a quién amó hasta lo más profundo de su corazón. Isabel Allende expresó: "lo que realmente importa es el amor" y ese fue el sentimiento que inspiró y sostuvo una relación que llevó a Regina y Marcelo a compartir enteramente sus vidas.

Pietro Pacini se desempeñaba como director escénico del Teatro Real de San Carlos de Lisboa, en su juventud cantaba como barítono y en ocasión de una presentación en Cádiz conoció a Felisa Quintero, andaluza; la pareja contrajo matrimonio en Portugal. El 06 de enero de 1871 nacía Regina Isabel Luisa Pacini, hija menor del matrimonio. Desde muy pequeña la niña acompañaba a su padre al coliseo de la ópera lisboense actualmente denominado Teatro Nacional de San Carlos; presenciaba los ensayos y pasaba tiempo también en los camarines de las estrellas del bel canto de aquel entonces como Adelina Patti, Nellie Melba y Emma Nevada. Eran permanentes las súplicas a Felisa, para que la dejase cantar.

Su padre falleció el 31 de mayo de 1882, Regina tenía once años. A los catorce convenció a su madre para tomar clases de canto. El maestro Napoleón Vilani, fue quien logró, a través de un intenso y duro trabajo, al que Regina se entregó, materializar su sueño.

Debutó el 05 de enero de 1888 en el Teatro Real de San Carlos con "La Sonámbula" de Bellini y así se apoderó de la sensibilidad del público, fue un éxito y todos coincidieron en el talento de la joven de 17 años. Con el correr de sus presentaciones logró encantar a los concurrentes de los coliseos, de las veladas en los palacios y embajadas. Siempre en compañía de su madre, la gran soprano deleitaba a los asistentes de los templos líricos más espectaculares del mundo; reyes, príncipes, zares y rigurosos críticos musicales, reconocían y ponderaban la calidad y encanto de su voz. En su ascendente carrera, canto en Londres junto al mejor de todos los tiempos Enrico Caruso y fue aclamada. La propia Adelina Patti, tuvo hacia ella palabras de elogios.

El 17 de julio de 1899, se presentó en el Teatro Solís de Montevideo, con la ópera "Lucia de Lammermmoor", éxito rotundo, pero en esa función estaba presente Diego de Alvear, quien advirtió a su primo Marcelo, un millonario argentino, abogado, a su vez, amante de la ópera y que había sido partícipe activo de las revoluciones radicales acontecidas en los años 1890 y 1893; sobre una voz maravillosa que había cautivado al público uruguayo.

El futuro Presidente de los argentinos, inquieto y con gran expectativa asistió a la función, cuando Regina se presentó en Bueno Aires en el Politeama, aquel icónico teatro que se encontraba situado en la Avenida Corrientes 1490, fue una noche en la cual Pacini brilló, con el "Barbero de Sevilla", siendo reconocida por la alta sociedad, eran tiempos en que la aristocracia porteña estaba extasiada con la ópera. Pero no fue una noche más, no solo para él sino para la diva, en ese itinerario plagado ya de laureles; hubo un obsequio especial, rosas rojas y blancas que Marcelo le entregó y que inundarían, con su delicado perfume, a partir de esa velada operística, los camarines de todos los teatros del mundo donde la prima donna participase. Si bien en esa función, también le regaló un costoso anillo, ella no lo aceptó.

Marcelo, hijo de Torcuato de Alvear y nieto del General Carlos María de Alvear; su madre Elvira Pacheco, hija del general rosista Ángel Pacheco, estuvo presente en las restantes funciones programadas en la capital argentina, no pocas veces emocionado hasta las lágrimas al escuchar a esa mujer que había logrado entrar en su corazón, a través de la dulzura de voz.

En el derrotero por los grandes escenarios, el aristócrata argentino, estaría presenciando y escuchando a Regina, mujer que estaría presente hasta en sus sueños, a pesar de ser requerido por las damas de la alta sociedad porteña que no podían asumir que ese hombre, millonario y seductor, no encontrara su compañera de entre alguna de ellas, por eso fueron feroces en sus críticas hacia la cantante.

Durante ocho largos años Alvear presenció las actuaciones de la sublime soprano, a pesar del cuidado y control que ejercía sobre ella su madre Felisa, administradora de esa brillante carrera. Regina cantaba para una elite mundial. Finalmente una de esas noches en París, con el hechizo propio de la "Ciudad de la Luz", ambos se dejaron llevar por sus profundos sentimientos y esa atracción mutua permaneció eternamente en la pareja, consolidando la relación.

Regina dejó su gran carrera, Marcelo le pidió que solo cante para él, y así fue; el 29 de abril de 1907, se casaron en Lisboa en la Iglesia Nuestra Señora de la Encarnación, y ese sería el punto final de su triunfante performance como cantante lírica. Esa boda generó un gran revuelo en la familia Alvear; incluso Marcelo llegó recibir un telegrama firmado por quinientas personas, en plena despedida de soltero, solicitándole que desista del matrimonio, él no prestó atención a estas manifestaciones y se mantuvo muy firme en su decisión. Como regalo de bodas le obsequió a Regina un castillo soñado, "Coeur Volant", en las afueras de París, sitio donde residirían en sus acostumbradas visitas a la capital francesa.

El 12 de octubre de 1922, asumió Marcelo Torcuato de Alvear la presidencia de nuestro País y Regina se convertiría en la primera dama argentina; desde ese lugar fomentó numerosos actos humanitarios, atenta a las expresiones culturales, las apoyó, uno de sus principales anhelos fue poder brindar cobijo a aquellos artistas que ya retirados estén pasando por necesidades económicas, por lo que fundó la Casa del Teatro.

Acompañó siempre a su esposo, como líder del radicalismo, en su devenir político luego de haber ejercido la presidencia de la República. Alvear ha padecido la prisión y finalmente el exilio obligado. Nuevamente en Argentina, llevó a cabo giras partidarias, pero su salud comenzó a deteriorarse, hacia finales de la década del 30´, produciéndose su deceso el 23 de marzo de 1942.

Regina, al llegar esa fecha llevaría durante 23 años, rosas rojas y blancas al mausoleo donde descansan los restos de su amado esposo, en el Cementerio de la Recoleta. Falleció en Don Torcuato, provincia de Buenos Aires, donde tenía su residencia, a los 94 años.

Lo más visto
PAGINA 7 ARRIBA (1)

Con nueva conducción, SMATA apunta a sobreponerse ante un difícil contexto

Redacción web
Locales 01/04/2024

SMATA a nivel nacional y local llevó adelante la renovación de sus conducciones. En la ciudad significó un reordenamiento del equipo de trabajo. Ahora lo encuentra a Eduardo Isaurralde dirigiendo los destinos del sindicato en medio de un contexto realmente adverso, no sólo para su sector sino para el conjunto de todas las actividades productivas.

WhatsApp Image 2024-04-05 at 12.26.05 AM

Otro negocio de compra y venta de metales clausurado en Rafaela

Redacción web
Sucesos 05/04/2024

La chacarita está ubicada en 500 Millas al 1.800 y terminó con fajas de clausura por no contar con habilitación de la Municipalidad. El procedimiento se concretó el miércoles por la tarde y los actuantes incautaron diversos elementos relacionados, presuntamente, a hechos ilícitos ocurridos en la ciudad.