Inforafaela Inforafaela

CNN Rafaela editRadio City edit

El silencio de los no inocentes

Opinión - Enfoques 28 de noviembre de 2021 Redacción Redacción
Costamagna-Perotti

El campo rafaelino se encuentra en una arrinconada por parte de la política, una más de tantas. Para los hombres de traje que a medida que escalan en el poder mejoran las telas de sus sacos y el número de asistentes y choferes, el campo es una bolsa de arena contra la que descargar sus golpes antes de comenzar el día y al regreso de sus extenuantes horas de sonreír a cámaras, o armar complejos y mezquinos entramados electorales. Las luminarias de la política son especialistas en la venta y obsequio de pescados, pues con la lengua siguen derramando en cuanta nota de prensa o reinauguración de una ya reinaugurada obra, pescado podrido con el que intentar convencer, con cada vez menos creíbles promesas, a los potenciales votantes, y ejemplificando con el no ejemplo a la comunidad con sus actos, como la vil entrega a otros del banco provincial de la producción y el desarrollo.

Y quienes tengan más necesidades o incluso a otros flojos de pala que optan por ni siquiera buscar el río, los gobiernos de turno se valen de la dádiva a destajo de peces, alimentándoles las billeteras de plástico rectangular con nuestro dinero, la versión más moderna de la zapatilla derecha antes de las elecciones y la izquierda al asegurarse la victoria. A diferencia de ello ahora se les entrega el par antes de marcar la cruz en la papeleta, en un acto de confianza sorprendente de una clase dirigencial acostumbrada a despertar entre sus súbitos electores cualquier cosa menos confianza. Ahora de cañas… nada. Siempre el pescado servido en bandeja pero nunca darles la caña (y enseñarles a usarla) para pescar el pan con el que saciar el hambre. Además descaradamente entregan esos beneficios no para llenar panzas sino para acumularles obsequios o asegurarles planes como cartas que suman por superposición al concretar la jugada.

Así llegamos al ejemplo local de una política desfachatada donde la necedad del mesiánico proyecto salvador de una concejal olvidadiza de lo que antes aplaudía, promete hacer de la ciudad una campiña francesa con vacas pintadas de lila, como la del chocolate, pastando margaritas entre hortalizas y mariposas, con recolectores de flores en canasta de mimbre, prestos a vender durante el verano sus aromas de ruralidad ecológica-vegana-artesanal en el pintoresco pasaje junto a la vieja terminal de colectivos. Todo muy bello pero irreal. Las vacas existen pero no son teñidas de la publicidad a la que la iluminada parece recurrir para extrapolar ejemplos de una agricultura desfigurada propia de una ficción de Netflix. Las dos cabañas centenarias, reales y multipremiadas, orgullo del corazón lácteo del país, y decenas de tambos del periurbano rafaelino están a horas de ser faenadas y cerrar sus puertas. Paradójico es que mientras durante años puntuales lacras se dedicaron a robarles y matar terneros ahora sean tal vez los seguidores de una firmante presta a desgarrar a la misma vaca grande: los tambos que le dan de comer.

Y mientras parte de la política local le sigue el juego por acción, omisión o loable intento de defensa (debe reconocerse que hay aún esperanzas de una clase dirigencial joven con ambiciones de reconversión), los representantes en los escalones supuestamente superiores pecan de un silencio que habla por sí solo. El Ejecutivo seguramente conversa del tema con su espejo pero no ante los micrófonos, y eso duele. El Ministro de la Producción de la provincia de Santa Fe Daniel Costamagna, RAFAELINO DEL PALO AGRÍCOLA, no se ocupa ni siquiera de dar una opinión donde sincere el real desastre que este enredo en el que nos metió Vimo significaría para el entramado productivo ya no de Rafaela sino de todo el Departamento Castellanos, cuyo Senador, también local, nos honra en cuanta fiesta patronal invirtiendo, cual Santa Claus navideño, sonrisas, regalos y promesas pero que, sin embargo, a los campos gringos del periurbano rafaelino que literalmente “abrazan la ciudad” ni tan siquiera les da la mano o al menos “una mano”.

Recordemos que lo que se decida el jueves en el Concejo local se esparcirá seguramente a todos los pueblos a la redonda dejando miles de hectáreas improductivas, y los males del abandono que eso representa en gran parte de las casi 50 comunas y 180.000 habitantes de uno de los departamentos con tierras más fértiles de la provincia. Tal vez el ministro rafaelino y chacarero Costamagna opte por redibujar la provincia y sus riquezas recortando parte de nuestro característico mapa en forma de bota (¿dejándola tal vez como bota de caña delgada?) cediendo figuradamente la otrora perla del oeste a la provincia hermana de Córdoba, que mejor trata a sus pueblos rurales y a los que sí se les brinda defensa y reconoce la aplicación de las Buenas Prácticas Agrícolas, con medidas racionales productivistas y acorde al crecimiento social y naturalmente responsable de sus comunidades. En Rafaela así lo hacemos pero pocos sillones de cuero en despachos acondicionados parecen reconocerlo.

Así también una duda nos despierta conocer la opinión del Gobernador de la Provincia Omar Perotti embebida de grillos que no cantan, ni hablan, ni chillan, ni ordena a sus huestes que dejen de chillar. El señor de las elecciones locales perdidas también es rafaelino, y al que vemos caminar frecuentemente por su barrio de verano, Villa Aero Club, a metros de la ruralidad. Nos preguntamos si al transitar la calle Palmira de Arcos, la misma que tantos ciudadanos recorren para disfrutar la suave pendiente que se pierde hasta los límites del ejido y en contacto con la comunidad hermana de Susana, borde de la ciudad con tierras limitadas a la producción plena, no se detiene a pensar cuán importante es que ese periurbano pudiera sacar sus máximos potenciales productivos.

Seguramente él, como tantos vecinos, elije para sus paseos esos lares en donde respirar las nubes de tormenta del sur, y disfruta viendo a conciudadanos reposando con manteles y niños a la espera de que se arrime una de las escasas vacas, para aprender de la belleza de la naturaleza correctamente criada y en equilibrio con el ambiente y su gente. Si tan solo relacionara semejante cuadro que también sus abuelos italianos pintaron desde hace décadas, comparativamente con las blasfemas expresiones teñidas de odio y mentira de su protegida concejal, encontraría un argumento de peso para atreverse a ejercer su responsabilidad política y como líder, no sólo cívico de la representación que le entregó la ciudadanía en guarda, sino también partidario; como así también el aire suficiente para dar expresión de racionalidad y cordura con un solo llamado de teléfono. Este ilustre vecino del periurbano rafaelino sabe bien cómo son las cosas y aunque hirientemente no lo diga, no teme en sus reconfortantes andares domingueros a los inexistentes aires contaminados, sino al contrario disfruta de los frescos y puros soplos de pampa gringa que aprendió de los errores y que desde hace años sabe hacer las cosas con las BPA bajo el brazo.

Quien calla otorga, y el sector productivo rural que tanto le entrega a la ciudad no se merece semejante ninguneo. La política clama votos, empalaga con sonrisas en carteles exageradamente photoshopeados con firmas a mano que son el lacre de sus promesas pero que como ellos, son tan quebradizos y silenciosos haciendo de su esencia pura panfletería de altísimo costo real y a la producción. Las promesas vacías son la nada misma. El girar el rostro, mirar al piso, negar atender un teléfono, renegar del tema ante la prensa… sin dudas son actitudes propias de quienes practican el irrespetuoso y cobarde silencio de los no inocentes. “Señores superiores del poder” tengan en claro que, al igual que con la 125, el pueblo no olvidará esta cachetada sin ruido. Atento estará a sus ardides de seducción electoral, a su pedido de acompañamiento con el voto, a la dádiva con créditos paupérrimos impagables, a la sonrisa eterna y la mirada esquiva… A todos ustedes, señores del silencio… “¡Minga tendrán el apoyo del campo!”

Te puede interesar

lehmann

La Lehmann se lució en el convocante remate del norte santafesino

Redacción web
Agro 03 de octubre de 2022

Con las gradas repletas, se llevó a cabo la 8va edición del Gran Remate de Estancia La Carreta y Cabaña Santa Lucía, en la Sociedad Rural de Vera. «El balance es muy positivo, ya que hemos podido vender el 100% de los animales que salieron a pista», comentó el Gerente Comercial de Hacienda de la Lehmann, Mauricio Tschieder.

Tendencias

TAPA CENTRAL (2)

Argentina disputa un encuentro clave ante México

Redacción web
Deportes 26 de noviembre de 2022

El partido se jugará a las 16:00 hs y será arbitrado por el italiano Daniele Orsato. La Selección Nacional necesita sumar para no quedar fuera de la Copa del Mundo de manera anticipada. En la jornada también jugarán: Arabia Saudita vs. Polonia, Francia vs. Dinamarca y Túnez vs. Australia.

Newsletter