Geriátricos en el ojo de la tormenta tras la muerte de un septuagenario

Sucesos 03 de abril de 2023 Por Redacción Web
El trágico episodio puso otra vez en discusión las condiciones de existencia de este tipo de instituciones que albergan a personas mayores. Con controles por parte de los Estados provinciales y municipales escasas, surgen una vez más todo tipo de controversias. Falta de atención, impericia, negligencia, mantenimiento escaso o inexistente de las instalaciones, malos tratos por parte de empleados hacia los abuelos, comidas escasas o de muy baja calidad, son sólo algunos de los reclamos que semanalmente reciben los familiares de los internos.
geriatrico 2

La trágica muerte de un hombre de 76 años, ocurrida el viernes en horas de la tarde en un geriátrico de nuestra ciudad, puso una vez más sobre el tapete el funcionamiento de este tipo de instituciones. Aníbal Domingo Giecco cayó desde el quinto piso dentro del pozo del ascensor cuya caja se encontraba entre el segundo y el primero. Y si bien sobre el particular la información oficial es prácticamente inexistente, con el correr de las horas se conocieron algunos detalles de este episodio que volvió a abrir el debate sobre sobre lo que ocurre puertas adentro de estos lugares.

El hecho

De acuerdo a lo que pudo reconstruir Diario CASTELLANOS, el viernes, poco antes de las 14:00 hs, personal de la Comisaría Nº 1 fue comisionado por el despacho 911 a calle Necochea N° 260, donde habría una persona fallecida. En el lugar, personal del Servicio de Emergencias "Emerger" relató que se había producido el fallecimiento de un "nono", siendo ésto constatado por un profesional médico perteneciente al servicio, identificando a la víctima como Aníbal Domingo Giecco, de 76 años. El mismo se habría caído del quinto piso, quedando el cuerpo dentro de la silla de ruedas con la que se movilizaba sobre el techo del ascensor, cuya caja se encontraba entre el primero y el segundo piso. A partir de lo narrado se le dio conocimiento a la fiscal en turno, Dra. Lorena Korakis, quien ordenó que se comisione a personal de la Policía Científica; de la Agencia de Investigación Criminal Sección Operativa; Bomberos Zapadores, y al médico policial.
A continuación la Policía entrevistó a N.A.F., empleada del lugar, quien relató que había entrado a trabajar al geriátrico Hogar "Rosario Tita" a las 6:00 de la mañana; que a las 12:40 hs aproximadamente buscó a la víctima en el comedor y lo dejó en el pasillo frente a la enfermería. Agregó que el paciente estaba en silla de ruedas, con un sujetador de tela en la cintura para que no se lastime ya que padecía Demencia senil y Alzheimer; que lo dejó en ese lugar para ir a asistir a una abuela y que mientras ello ocurría, apareció una persona que le dijo que la puerta del ascensor estaba abierta.
Al ir a ver, notó que Giecco no estaba donde lo había dejado y que la puerta estaba abierta sin el ascensor, por lo que bajó por las escaleras pensando que el abuelo se había metido dentro del mismo. Agregó que a la altura del segundo observó que la víctima estaba caído arriba del techo del ascensor con la silla de ruedas, ya sin vida.

El lugar

El sitio donde ocurrió el hecho es un edificio donde en el 1°, 2° y 3° piso funciona un Centro de Enfermedades Renales (C.E.R), y en el 4° y 5° piso funciona el Hogar "Rosario Tita". Luego de realizar las correspondientes actuaciones, personal de Bomberos Zapadores procedió a trasladar en la morguera el cuerpo de Giecco hasta la Morgue Judicial situada en el Hospital "Dr. Jaime Ferré" de nuestra ciudad para que se realice la correspondiente autopsia.

Muchas preguntas

Lo que la investigación encabezada por la fiscal Korakis deberá determinar ahora es por qué -por ejemplo- si la caja del ascensor no estaba en el quinto piso, la puerta podía abrirse sin inconvenientes. Si fue la propia víctima la que la abrió; si el ascensor se encontraba en reparación o se le estaba realizando mantenimiento; o si había personas trabajando y por un descuido manipularon dicho ascensor sin los conocimientos suficientes.

¿Y los controles?

Esta situación trágica generada el viernes generó una vez más cuestionamientos respecto a los controles en este tipo de instituciones. Si se dan por parte del Estado provincial o municipal y con qué frecuencia, o si solamente se realizan en caso de existir denuncias sobre presuntas irregularidades.
Aquellos que tienen familiares alojados en geriátricos e instituciones afines en nuestra ciudad reciben a diario -o al menos semanalmente- las quejas de sus allegados sobre esos sitios. Las más comunes están relacionadas a calidad y cantidad de alimentos que les brindan; los malos tratos que ejercen empleados/as sobre los abuelos; el hecho de no recibir efectivamente las cosas que los familiares les llevan; el robo que sufren por parte de los trabajadores de algunas de sus pertenencias. Problemáticas que podrían solucionarse o encaminarse con controles más estrictos por parte de las autoridades, que lamentablemente son demasiado escasos.

Te puede interesar