Inforafaela Inforafaela

CNN Rafaela editRadio City edit

Crecer de cara al sol naciente

A poco de comenzar a dirigir, en su tercera temporada al frente del Veltex Shizuoka, equipo profesional de la tercera división de la B. League japonesa, el entrenador nacido en Paraná pero con fuertes lazos con Rafaela repasa su camino y su realidad.

Deportes - La Otra Mirada 26 de septiembre de 2022 Redacción Web Redacción Web
contra

"Si hablamos del cambio de algo, no decimos que algo sea reemplazado por otra cosa. Decimos: la planta crece. No queremos decir con esto que una planta chica deba ser reemplazada por una más grande. Queremos decir que esa planta se convierte en otra cosa. Es decir, la idea de la permanencia en lo fugaz". Jorge Luis Borges. Conferencia en la Universidad de Belgrano, el 23 de junio de 1978.
"No tiene la apariencia clásica de un entrenador de atletas. Más bien se parece a un ejecutivo joven, de esos que se destacan en las empresas importantes. Viste ropa fina de tonos sobrios que resaltan el cuidado de su figura y se condicen con su forma de moverse en la vida. Así en las canchas como fuera de ellas. Porque también en esto se distingue de la gran mayoría de sus colegas: no cohabitan en su interior el doctor Jekill y el señor Hyde". Escribí esto sobre Facundo Müller el 18 de agosto de 2005, poco antes del inicio de la temporada de la Liga Nacional. "Había sido ayudante de Guillermo Narvarte, primero, y de Julio Lamas, después. Fueron cinco años muy buenos. Y cuando Julio se fue, la dirigencia del club me propuso hacerme cargo del equipo. Fue mi debut como entrenador principal en Liga. Lo siento así porque si bien ya había dirigido en Echagüe, aquella vez se trató de un interinato. Ben Hur tenía problemas económicos, nos costó armar el equipo y sabíamos que íbamos a pelear abajo. Todo un cambio porque todos estábamos acostumbrados a estar muy arriba, aunque había ilusión. Pero lo deportivo no funcionó como esperábamos, así que de común acuerdo a mitad de temporada cortamos el vínculo en buenos términos", me dice ahora.
Cuando repasé aquella nota coincidí con las palabras de Borges. Esta versión 2022 de Facundo, que está sentado delante mío en Rafaela, poco antes de dar media vuelta al mundo para regresar a Japón a reencontrarse con su equipo, el Veltex Shizuoka, no difiere en nada del otro, ni en lo estético ni en las formas. Pero su crecimiento personal y profesional, su cambio, se nota en el repaso de su vida en estos 18 años. "En cada etapa voy asimilando cosas, aprendiendo. Hubo mucha gente que ha tenido que ver con mi formación, desde mis padres hacia adelante. Ahora, en una sociedad muy distinta como la japonesa, también aprendo. Creo que soy un entrenador mejor al del comienzo. Y también una mejor persona".
- ¿Qué te marca más, los buenos o los malos momentos?
- Ambos, pero lo noto fundamentalmente en los tiempos difíciles. Por ejemplo cuando estuve 10 meses sin trabajo en plena pandemia, algo a lo que no estaba acostumbrado. Es muy difícil. Me pasó cuando salí de Andino de La Rioja y de Ben Hur. Hay días que ves todo negro, que te planteas si de verdad sos bueno, si servís o no, si te van a volver a llamar de algún club, de qué vas a trabajar si el teléfono no suena. Y está la familia detrás. Lamentablemente no tenemos asistencia para esos casos, sería muy bueno que haya una contención. Hay entrenadores que quedaron en el camino, que buscaron otro trabajo. Debería ser un tiempo útil para prepararse, para estudiar y mejorar, pero no es sencillo porque lo económico juega un papel importante, el dinero se va, la prensa no te llama como antes, te empezás a quedar más solo y la preocupación crece. Cada vez que me pasó me apoyé en mi familia, ellos fueron fundamentales. Pero siempre creí en mí. Y también es difícil ahora, cuando me siento feliz en mi trabajo, pero por otro lado está el hecho de pasar muchos meses lejos de mis hijos, de mi señora. Bueno, es la vida.
- ¿Cómo llegás a dirigir en Japón?
- Gracias a que anteriormente Julio Lamas me propuso ayudarlo en su inicio al frente de la Selección de ese país. Él había acordado llegar en una determinada fecha, pero se extendió su trabajo en nuestra Liga y le era imposible hacerlo. Preparamos juntos un proyecto para ese mes de ausencia y viajé. Me encontré con un traductor que fue fundamental, porque en general los jugadores no hablaban inglés y la comunicación era complicada. Dejé una buena imagen y poco después me ofrecieron ir a dirigir un equipo.
- Pero no la tomaste…
- Porque estaba en Instituto de Córdoba, que se convirtió en mi gran salto. Conseguimos que el equipo jugara como quería, en un nivel impresionante, pero nos faltó lograr el título, llegamos a tres finales y no lo conseguimos. Fui muy feliz en Córdoba. La segunda vez que me propusieron ir a Japón estaba sin trabajo y acepté.
- Estabas sin equipo pero eras un entrenador que había llegado a la cima de la Liga, podía aparecer algo rápidamente. Sin embargo te vas del otro lado del mundo. ¿Por qué?
- Por una suma de cosas. La Liga de Japón tiene solo seis años y crece a cada paso, siempre es mejor. El poderío económico del país y la mentalidad de la gente la hace muy seductora, por eso cada temporada suma jugadores de primer nivel de Europa y entonces los basquetbolistas locales también mejoran, al punto que hay jugadores jóvenes japoneses en la NBA. Julio hizo un gran trabajo en el seleccionado, volvieron a jugar un Juego Olímpico y un Mundial después de muchos años. Es un país ideal para estar si uno buscar crecer, por eso me siento feliz de ser parte.
- Veltex Shizuoka, tu equipo, no había hecho una buena temporada. ¿Qué encontraste?
- Fundamentalmente me encontré ante un enorme desafío. Conocer la competencia, a mis jugadores y a los rivales, comprender la forma de ser y de pensar de todos, y adaptarme a la manera de vivir. Me ayudó tener un gran traductor. Koji es un japonés que vivió en Argentina durante 15 años. Jugaba fútbol en el ascenso y estudió en la Universidad de Buenos Aires. Habla y escribe muy bien en español. El equipo había finalizado décimo y esa temporada, la primera mía y con todos esos condicionamientos, terminamos cuartos. El segundo año me sentí mucho mejor, más adaptado y teniendo incidencia en la elección del plantel. Fuimos terceros con el 78 por ciento de triunfos. Derrotamos a los dos equipos más poderosos, que además dominaron la temporada. En un momento ganamos 15 partidos seguidos, pero no alcanzó. Llegamos en nuestro mejor momento a final de una temporada que cerramos con 35 victorias y 10 derrotas.
- ¿Pudiste conocer Japón fuera del básquetbol?
- La Liga juega sábado y domingo, dos veces contra el mismo rival y en la misma cancha. Y se entrena de lunes a viernes. Así que queda poco tiempo libre, pero las veces que lo tuve recorrí todo lo que pude, fundamentalmente Tokio, que está a tres horas de Shizuoka.
- ¿Cuáles fueron las cosas que más llamaron tu atención?
- Más allá de lo que es el país como potencia, un sitio donde todo funciona, el respeto. Ese respeto está en el colegio, en la universidad o en trabajo. Entrenan y trabajan mucho y están siempre bien predispuestos. En Japón son muy importantes las jerarquías, en un equipo de básquetbol nunca se discute lo que dice el entrenador. Y se hace lo que decide aunque la plantilla no esté de acuerdo, incluso el entrenador no se va a enterar de esto porque el jugador no se lo va a manifestar. A mí me gusta instalar los sistemas de juego del equipo, pero para perfeccionarlos, lo ideal es hablarlo con los jugadores, y si estos están incómodos voy a tratar de modificar esos sistemas. Me llevó tiempo que ellos crean que era posible hacer esto. Es un placer entrenar a los jugadores japoneses.
- ¿Pensás en el regreso a nuestra Liga?
- Yo soy un producto de la Liga Nacional y sé que voy a volver. Pero hoy toda mi energía está puesta en esta temporada. Además se trata de deporte profesional, que tiene un alto grado de imprevisibilidad. Argentina es mi país y mi familia está acá. Pero hoy mi trabajo está del otro lado del mundo.

Te puede interesar

atletico la otra mirada

Una historia de merecimientos

Redacción Web
Deportes - La Otra Mirada 05 de septiembre de 2022

"No se jugar a empatar, ¿cómo se hace eso? Tenemos que ser audaces, salir al campo y hacer las cosas, no sentarnos y esperar a que sucedan. No hay nada más peligroso que no arriesgarse. El fútbol es el juego más sencillo del mundo: los pies sólo tienen que obedecer a la cabeza. Pero la cabeza tiene que tener claro que hacer". -Pep Guardiola.

contra

Una historia de cábalas

Redacción web
Deportes - La Otra Mirada 31 de octubre de 2022

Pocos terrenos han sido tan fértiles para el arraigo de las supersticiones como el del mundo de la pelota. Suele darse por seguro que la suerte de un equipo depende tanto de la destreza del plantel como del acatamiento de ciertas ceremonias. Por ello, ahora que llega el Mundial, es tiempo de recordar o crear rituales.

Tendencias

TAPA CENTRAL (2)

Argentina disputa un encuentro clave ante México

Redacción web
Deportes 26 de noviembre de 2022

El partido se jugará a las 16:00 hs y será arbitrado por el italiano Daniele Orsato. La Selección Nacional necesita sumar para no quedar fuera de la Copa del Mundo de manera anticipada. En la jornada también jugarán: Arabia Saudita vs. Polonia, Francia vs. Dinamarca y Túnez vs. Australia.

Newsletter