Inforafaela Inforafaela

Radio City-01-01 Radio Castellanos PNG-01-01

Caso Oldani: El chofer de la banda dijo que cambiaba plata de David Perona

La jueza de la IPP Susana Luna mantuvo la detención de Juan Manuel Ruffino, implicado en el homicidio del empresario de Turismo en Santa Fe. El imputado brindó una versión en la audiencia que poco tiene que ver con el crimen de Hugo Oldani. Sostuvo que hace dos años y medio conoció en el casino a un hombre, al que describió como "de tez blanca, obeso y con muchas cadenas de oro", que trabó una amistad con él y que le ofreció ayuda en una época donde necesitaba trabajar. Agregó que el hombre viajaba mucho a Rosario, y que cuando se iba le dejaba a su cuidado bolsos con dinero: la primera vez le dejó dos millones de pesos.

Sucesos Redacción web Redacción web
6776825c-e510-4ffa-8b98-153e282fc72b

(Fuente Aire de Santa Fe) El dueño del Corolla utilizado en el homicidio de Hugo Oldani, Juan Manuel Ruffino, seguirá en prisión preventiva en el marco de la investigación que intenta determinar cómo fue el crimen del empresario de turismo asesinado en la Galería Rivadavia de la ciudad capital, el 11 de febrero de 2020. La audiencia de revisión de prisión se desarrolló ayer a la tarde en la sala 1 del subsuelo de tribunales, frente a la jueza Susana Luna.
Los abogados defensores de Ruffino, Raúl Berizzo y Luciana Caraccia habían solicitado la excarcelación del imputado y ofrecieron a cambio una caución, mientras que los fiscales de homicidios, Ana Laura Gioria y Gonzalo Iglesias, y el abogado querellante Romeo Diaz Duarte, solicitaron que Ruffino continúe en prisión preventiva.

Los defensores

Los abogados defensores Raúl Berizzo y Luciana Caraccia comenzaron la audiencia poniendo en duda los elementos de convicción que vinculan a Ruffino con el hecho, y para ésto se valieron del informe realizado por la fiscal de Delitos Complejos, Mariela Jiménez, y al apartamiento de la fiscal Cristina Ferraro de la causa. Los letrados argumentaron que en el informe de Jiménez consta que no se mantuvo la cadena de custodia en el lugar del hecho y de los elementos secuestrados, mientras que la actividad de Ferraro está siendo sometida a una auditoría interna en el MPA. Además agregaron que Ruffino se sometió a proceso desde un primer momento -fue el primer detenido de los cinco que tiene la causa-, que siempre fue colaborador de la investigación y que aportó las identidades de las personas que se encontraban prófugas. Los defensores remarcaron que Ruffino siempre negó conocer la existencia de un arma de fuego, y que estaba a 80 metros del lugar del hecho. Finalmente solicitaron que Ruffino recupere la libertad con medidas alternativas a la prisión preventiva, ya que él no entorpeció la causa, "el entorpecimiento probatorio lo hicieron quienes pidieron su prisión preventiva", concluyó un enérgico Berizzo.

La Fiscalía

A su turno, tanto la Fiscalía como la querella, solicitaron a la jueza mantener la prisión preventiva del imputado. Según la parte acusadora, los elementos nuevos que se han colectado en la causa complican más la situación de Juan Manuel Ruffino. El fiscal Iglesias repasó las declaraciones brindadas por los coimputados Damiani y Figueroa, donde se refirieron a Ruffino con un rol central en la banda y en la preparación del robo a Oldani; las pericias en los teléfonos celulares de Ruffino y Figueroa que dieron cuenta de un intercambio constante de ambos en relación a "trabajos" y armas de fuego, y la causa que tramita en el fuero de menores, donde ya se ha dictado y ha quedado firme la declaración de responsabilidad penal de la adolescente involucrada. El querellante Diaz Duarte, en representación de la viuda y la hija de la víctima, sostuvo que "así como se dice que todos los caminos conducen a Roma, en este caso todos los caminos conducen a Ruffino". Para el querellante, la primera declaración de Ruffino "cayó por su propio peso, dijo que había aceptado un trabajo de remisero cuando en realidad era el organizador de la maniobra", sostuvo.

La sombra de Perona

En una audiencia que por momentos se volvía un tanto desprolija por la cantidad de cuestiones que surgieron a partir del homicidio de Oldani, el abogado querellante se refirió brevemente a la causa que tramita en el fuero federal sobre la posible actividad de cambio de divisas que se realizaba en la oficina de la víctima: hace pocas horas, el juez federal Marcelo Bailaque dispuso el procesamiento por el delito de intermediación financiera no autorizada para la hija de Hugo Oldani y nueve personas más, y les trabó un embargo por $500.000.
Otro dato a destacar lo brindó Ruffino con su declaración: sostuvo que hace dos años y medio conoció en el casino a un hombre, al que describió como "de tez blanca, obeso y con muchas cadenas de oro", que trabó una amistad con él y que le ofreció ayuda en una época donde necesitaba trabajar. Agregó que el hombre viajaba mucho a Rosario, y que cuando se iba le dejaba a su cuidado bolsos con dinero: la primera vez le dejó dos millones de pesos. Ruffino dijo que una vez le pidió que vaya a cambiarle ese dinero por dólares a la Galería Rivadavia, y le dio un bolso con siete millones de pesos. "El nombre de esa persona era David Perona, yo no sabía que él tenía una red de juego clandestino, me enteré cuando ya estaba preso", explicó el imputado.
"Cuando dijimos que el trabajo nos había salido mal era porque íbamos a buscar plata de los intereses que le debía al 'Gordo'", agregó para intentar explicar una declaración que obra en el legajo desde el día 1: cuando huyeron del lugar del hecho, fueron hasta la casa de un amigo y le dijeron: "fijate en Aire de Santa Fe porque hicimos un trabajo y nos salió mal". Esta frase es utilizada como elemento de cargo por la acusación para sostener que la banda se dirigió a la Galería con la intención de robarle a Hugo Oldani.

Confirmación

Al momento de resolver, la jueza Susana Luna rechazó el planteo de los abogados defensores y consideró que ninguno de los elementos expuestos alcanzaba a desvirtuar la posible participación de Ruffino. Además, advirtió que la prisión preventiva del imputado ya fue revisada dos veces, con intervención de la Cámara de Apelaciones, por lo que nuevos planteos deben ser con argumentos más que contundentes. Finalmente valoró que Ruffino enfrenta una posible pena de prisión perpetua y que no llega a un año y medio de prisión preventiva, por lo que aún luce como una medida razonable, más si se consideran los recientes elementos incorporados a la investigación, como es el pronunciamiento en el juzgado de menores.

La causa Oldani

Por el crimen de Oldani se encuentran presos, además de Ruffino, Brian Nahuel Damini, el “campana” que se posicionó en la entrada a la galería; Cristian Bruno Figueroa, quien disparó el arma de fuego que mató al empresario, la menor A.C.G, quien acompañó a Figueroa en la galería, y Andrés Kaipl, el último de los involucrados en la causa, quien actuó como "escolta" y ayudó a la huida de la banda. Los cinco fueron imputados como coautores de los delitos de homicidio doblemente calificado (por el empleo de arma de fuego y por ser cometido para consumar otro delito –criminis causae–), en concurso real con el delito de robo doblemente calificado (por el empleo de arma de fuego apta para el disparo y por haber sido cometido en poblado y en banda).

Te puede interesar

Tendencias

Newsletter