Mis principios ya no son lo que eran

Deportes - La Otra Mirada 19 de septiembre de 2022 Por Redacción web
Groucho Marx lo explicaría con su frase más popular: "Caballeros, éstos son mis principios, y si no les gustan, tengo otros". Aristóteles, imperativo y categórico, advertiría: "La única verdad es la realidad". Y Bukowski, al que adhiero porque soy feliz viendo a mi equipo jugar buscando ganar, cerraría el duelo de citas refutando al griego genial con furia etílica: "La verdad no vale nada. ¡Al carajo con la verdad! El estilo es lo más importante: cómo haces, una por una, cada pequeña cosa".
ar

Por Oscar Martínez. Quiero ser honesto con usted y conmigo. Podría escribir aquí sobre la importancia de intentar jugar bien para llegar al resultado esperado, apostar a la victoria aún de visitante tras toda una temporada en que salir de casa fue un calvario, tratando de escapar por fin de los fantasmas del descenso. Incluso podría volver a citar aquella frase de Jorge Luis Borges en Jacinto Chiclana: "siempre el coraje es mejor, La esperanza nunca es vana…", pero lo cierto es que todo esto me importaba nada; lo que verdaderamente quería es que el equipo, mi equipo, lograra un punto que le permitiera, nos permitiera, por fin volver a disfrutar del fútbol sin tanta angustia, aunque solo quedaran tres fechas para el cierre del torneo. Y cuando me preparé para ver y analizar el partido, un buen rato antes del comienzo, me di cuenta que no sería necesario mi "sacrificio".
El equipo que paró Medrán aportaba a esa idea de jugar de igual a igual, se notaba en los nombres y se ratificó desde el comienzo más allá de tener enfrente a un buen equipo. Y si bien fue menos que el local en el balance de la primera etapa, no fue superado claramente y hasta pudo complicarlo en un partido grato para ver. Lo ratificó en el comienzo de la segunda parte tras el golazo de Nicolás Laméndola, que ahora que tiene continuidad puede hacernos entender para que lo trajeron. Solo un rato después llegó el empate. Y encima una tontería de Mauro Osores, que obligó al árbitro a que lo expulse, dejó claro una vez más que el enemigo interno de Atlético sigue siendo determinante. Y a sufrir. Ahí fue cuando aposté a las cábalas y a mirar para otro lado en cada ataque de ellos. Y a pedir que se empate como sea. Mal que me pese. Lo lograron. Y lo festejé.
Los principistas como yo, ingenuos sin remedio en el concepto de los adoradores del resultado, solemos pensar que un plan B es traicionar la idea, entregar las banderas. Para los pragmáticos, se trata de "adecuarse a un nuevo escenario y minimizar los riegos", traduzco: colgate del travesaño o hace un ajuste ultraliberal si hace falta, pero ganá o sumá lo necesario, que de eso se trata este negocio, gil; y los más cínicos susurran: "La clave es elegir la mejor hoja de ruta; si no se puede ir por derecha, vamos por izquierda". Medrán fue al plan B luego de que su equipo se quedara con diez, y esta vez le salió bien.
Después están los pequeños detalles a comentar. Un estadio digno de una Liga regional, que no hace honor al nombre de Víctor Antonio Legrotaglie, leyenda viviente del fútbol mendocino. Una terma arbitral, encabezada por Rodrigo Rivero, que nunca tuvo sintonía y dejaron dudas en ambos planteles. Y la certeza del gran momento que pasan algunos futbolistas claves de Atlético, como su arquero Salvá, Fontanini, Soloa y Laméndola. No es poco, justo cuando al equipo le falta apenas un empujoncito para mantener la categoría.
En resumen, Atlético jugó bien, se trajo de un estadio complicado y ante uno de los rivales a los que mejor vi jugar un empate que cotiza en bolsa, y parece haberse sacado la soga del cuello. Y lo consiguió de visitante, aunque la victoria en esta condición siga ausente. Por lo pronto, y ahora que liberé mi conciencia, volveré a mantener firmes mis principios, esos que los pragmáticos adoradores del resultado tildan de ingenuos. Y sostendré nuevamente el pensamiento de Charles Bukowski. Siempre que el equipo no necesite de un resultado salvador, claro. No nos olvidemos, queridos amigos, que se trata de fútbol.

Te puede interesar