CNN Radio Rafaela

Alberto Fernández avanza con el juicio contra la Corte Suprema

El primer mandatario esperaba más apoyo luego de la reunión con los gobernadores que llevó a cabo ayer en Casa Rosada, pero pese a la baja adhesión seguirá con su planteo.

Nacionales 04/01/2023 Redacción Web Redacción Web
PAGINA 14 ARRIBA

Finalmente, fueron once los mandatarios provinciales que responden al oficialismo que decidieron apoyar el pedido de juicio político a los cuatro integrantes de la Corte Suprema, una iniciativa del presidente Alberto Fernández en el marco del conflicto con la Ciudad de Buenos Aires por los fondos de coparticipación, para la cual la Casa Rosada buscó respaldo en una reunión realizada ayer al mediodía. El encuentro terminó con amplio apoyo de los jefes provinciales, pero no de la mayoría, como esperaba el Gobierno, ya que hubo algunos que tomaron distancia.
"Por medio de la presente se solicita el inicio del proceso institucional de juicio político contra el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, doctor Horacio Rosatti, por haber incurrido en forma reiterada en conductas que configuran la causal de mal desempeño en sus funciones prevista en el artículo 53 de nuestra Constitución Nacional", dice el documento.
El texto amplía al resto de los miembros del máximo tribunal. "Asimismo, y respecto de algunos hechos con distintos grados de responsabilidad, que se describen en los apartados siguientes, se solicita se inicie el proceso de juicio político respecto de los integrantes del máximo tribunal Carlos Rosenkrantz, Juan Carlos Maqueda y Ricardo Lorenzetti", agrega el texto.
La decisión de la Casa Rosada surge a partir de trascendidos obtenidos a partir de hackeos y, según la oposición, espionaje ilegal, que pusieron bajo la lupa a Juntos por el Cambio y a miembros de la Justicia. Desde hace un mes se están filtrando conversaciones al menos polémicas entre Marcelo D'Alessandro, funcionario porteño muy cercano al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y distintos operadores judiciales y empresarios, entre ellos Silvio Robles, vocero del presidente de la Corte, Horacio Rosatti; Silvia Majdalani, ex número dos de la AFI, y Marcelo Violante, titular de Dakota, empresa de acarreo contratada por la Ciudad de Buenos Aires.
Además de la firma del Presidente, aparecen al final los nombres de los gobernadores de Buenos Aires, Axel Kicillof; de Catamarca, Raul Jalil; de Chaco, Jorge Capitanich; de Chubut, Mariano Arcioni; de Formosa, Gildo Insfrán; de La Pampa, Sergio Ziliotto; de La Rioja, Ricardo Quintela; de Santa Cruz, Alicia Kirchner; de Santiago del Estero, Gerardo Zamora; de Tierra del Fuego, Gustavo Melella; y de Tucumán, Osvaldo Jaldo. En la lista oficial que difundieron desde la Casa Rosada también figuraba Gustavo Bordet, gobernador de Entre Ríos, quien momentos más tarde aclaró que no había firmado la solicitud y que no respaldaba la iniciativa.
Al pie del documento no figuran los nombres de los jefes provinciales del PJ de San Juan, Sergio Uñac; de Santa Fe, Omar Perotti; de San Luis, Alberto Rodríguez Saa; de Entre Ríos, Gustavo Bordet; y de Santa, Gustavo Sáenz; que se encuentran en desacuerdo con la decisión de embestir contra la Corte Suprema. Tampoco apoyaron los gobernadores disidentes de Río Negro, Arabela Carreras; de Neuquén, Omar Gutiérrez, que suelen actuar, según la ocasión y el tema, como eventuales aliados.
El Gobierno ya confirmó que ingresará hoy por Mesa de Entradas de la Cámara de Diputados el pedido de juicio político, argumentando que "conductas llevadas adelante por los magistrados (...) resultan susceptibles de ser encuadradas en la noción de mal desempeño en el ejercicio de su cargo". (Fuente: Infobae)

Lo más visto
PAGINA 7 ARRIBA (1)

Con nueva conducción, SMATA apunta a sobreponerse ante un difícil contexto

Redacción web
Locales 01/04/2024

SMATA a nivel nacional y local llevó adelante la renovación de sus conducciones. En la ciudad significó un reordenamiento del equipo de trabajo. Ahora lo encuentra a Eduardo Isaurralde dirigiendo los destinos del sindicato en medio de un contexto realmente adverso, no sólo para su sector sino para el conjunto de todas las actividades productivas.